¿Por qué los lunes sin carne?

Hola chicas y chicos.

Espero que se encuentren súper bien. Hoy lunes, muchos ánimos y mucha buena energía. Empecemos la semana con buen pie.

Hoy quería contarles el porqué de los lunes sin carne y el porqué decidí compartir con ustedes esta tendencia (por darle un nombre).

¿Por qué sin carne?

Porque vivir sin carne una vez a la semana puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas que pueden ser previsibles, como la diabetes, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y la obesidad. Además el no consumir carne una vez a la semana también puede ayudar a reducir nuestra huella de carbono y ahorrar recursos preciosos como los combustibles fósiles y principalmente el agua dulce.

Además, ciertos estudios han evidenciado que el consumo de una dieta rica en frutas y verduras, y una cantidad limitada de carne roja puede aumentar la longevidad.

Sin mencionar además el impacto que tiene en nuestro bolsillo el aumentar nuestro consumo de alimentos que no sean de origen animal, tanto por el costo de la comida en si, como el costo por las medicinas y tratamientos que no será necesario pagar en futuro. Si no me lo creen, cuéntenme cuántas medicinas distintas toman ustedes o sus mayores, porque mientras más envejece el cuerpo más medicinas se hace necesario tomar, pero al final nunca nos sentimos al 100%, una gripe, un dolor de cabeza, dolor en las articulaciones, una “alergia” que nunca se detiene y sin mencionar los gastos que genera la obesidad, como pastillas para la tensión, pastillas milarosas para perder peso, cremas para urticaria y así vamos. Anualmente en los países por enfermedades relacionadas a la obesidad son altísimos, entonces al reducir nuestro riesgo de estas condiciones, podemos reducir el gasto sanitario en todo el país.

Y lo mejor, es el ahorro por el costo de los alimentos. Muchas personas a ahorrar dinero mediante la adición de comidas sin carne a sus menús semanales. Comidas sin carne se construyen alrededor de vegetales, verduras, frijoles y granos como sustituto de la carne, que tiende a ser más costosa. Y aquí quiero hacer una pausa, porque si es cierto que hay muchos carbohidratos almidonados y no almidonados que sustituyen la ingesta de alimentos cárnicos, pero el vivir a una dieta alta en azúcares refinados no ayudaría a mejorar nuestra salud, por eso hice mención  a los alimentos naturales y no refinados de mayor calidad para sustituir la carne. Seguimos, este ahorro es en parte debido a la producción de carne requiere los servicios públicos como la alimentación y el transporte. A pesar de que puede ser un reto para servir comidas saludables con un presupuesto, ir sin carne una vez a la semana puede ayudar a ahorrar un poco de dinero que puede invertirse en la compra de mayor cantidad de vegetales y verduras.

Ahora, ¿por qué hago yo un día sin carne a la semana?

Por el medio ambiente. Básicamente me considero ecologista y todo lo que pueda ayudar al planeta, pues trataré de hacerlo. Desde reciclar viejos contenedores de plástico hasta reducir el consumo de carne. Sin mencionar que de verdad me parecen sumamente tiernos los cerdos y las vacas, y he visto que las aves “beneficiadas” terminan muriendo ahogadas en camiones antes de llegar a los mataderos, es triste :'(.

Entonces, el reducir la ingesta de carne ayuda a minimizar el uso de agua, pues la cantidad de agua necesarias para la ganadería son mucho mayores que las de verduras y granos. Se necesitan aproximadamente 1.850 litros de agua para producir 1/2 kg de carne de res. Y al contrario se requieren aproximadamente 39 litros de agua para producir 1/2 kg de hortalizas. ¿Ven la diferencia? Es abismal.

Todo esto sin mencional la producción de gases de efecto invernadero y el uso de combustibles fósiles necesarios para la producción de cada tipo de alimento. Son altísimos en el caso de la industria cárnica.

Entonces, el impacto de 1 día a la semana de solo una persona puede ser insignificante, pero si los +7.000.000.000 de personas del mundo contribuyéramos de esta forma un día a la semana, podríamos ayudar un poco más a nuestro planeta a durar, a tener un poco más de agua para el futuro que se ve tan cerca. Tratar de vivir un poco más natural y en armonía con el ambiente.

En casos desesperados, cualquier ayuda es bienvenida. Así que los invito a sumarse. No les digo que se vuelvan vegetarianos o veganos, es solo una contribución al planeta y a tu salud. 

Un beso.

Atole de cacao

¿Quién quiere un batidito caliente de chocolate?

atole2

Hola chicas y chicos.

Hoy he llegado por aquí un poco tarde, pero la verdad es que no conseguía inspiración. Sin embargo, este blog se ha convertido en una linda rutina, y me siento mal e irresponsable si lo dejo en abandono. Pero es defendible, no todos los días tenemos ideas que nos parezcan geniales. Estos últimos días solo me ha provocado quedarme en cama, arropada hasta la nariz, porque no deja de llover y hace frío (Verano, vuelve, te extraño).

llueve

Ah, esa disturbación, tomando mis días de Sol extremo y calor, llevándoselos lejos, lejísimos.

Y sí, con estos días de lluvia y más lluvia, me provoca comer chocolatico. En barra, bombones, ponquecitos, o cualquier presentación y alimento que pueda llevar chocolate encima. Sin embargo, en estos días de lluvia y frío, provoca acompañar el tiempo de hibernación con una bebida caliente, y si es una bebida espesa y achocolatada mucho mejor.

Así que, aquí les comparto la receta más sencilla de la vida para hacer un atole de chocolate. Esta receta da para unas 2 o 3 tazas de atole.

Ingredientes:

  • 1 1/2 cucharadas de cacao en polvo 100%.
  • 2 cucharadas de maicena o fécula de maíz.
  • 2 tazas de leche.
  • 1/4 de taza de agua (para la maicena).
  • 1 ramita de canela o un poquito de vainilla.

Para preparar esta receta, coloca en una olla la leche a calentar junto con la canela (si usas vainilla, resérvala para el final), cuando casi alcance el hervor incorpora el azúcar y el cacao y baja la temperatura al mínimo. Deben mezclar muy bien con un batidor manual.

atole1

En un vaso aparte mezclar el agua con la maicena e incorporar esta mezcla a la leche y chocolate que está en el fuego. En este punto vas a mezclar muy bien para evitar que la mezcla se pegue. Cuando empiece a espesar, apaga el fuego, no dejes que hierva la mezcla. Deja reposar unos 5 minutos tu atole y sírvelo en una taza o plato hondo y listo. Ahora solo toma tu manta caliente, tu taza con chocolate y dirígete a tu lugar favorito a reposar, a comer sabrocito y esperar que la lluvia pase.

01-11-2013

Si no me encuentran, es porque estoy en el sofá de mi casa tomando una tacita o dos de esto. Nos leemos pronto.

Besos.

Baba ganoush o crema de berenjena casera

Hola chicas y chicos.

Bienvenidos a otro lunes de recetas libres de carne. Hoy voy a compartir con ustedes una de las recetas que más me gusta y que mejor se me da, un baba ganoush o crema de berenjena. Recuerdo que la primera vez que la hice fue porque a mi me gustaba comprar la versión empaquetada que venden en el supermercado, pero era algo costosa, así que empecé a hacer mi propia crema y es de verdad sencillo, sin dejar por fuera que cumple con las 3B: Bueno, bonito, barato.

Así que si eres fanático de la comida árabe como yo, puedes empezar con esta sencilla receta, perfecta para ofrecer en fiestas como un dip y tiritas de pan pita.

Necesitarás:

babaganoush

—-

Lo primero que harás (con mucho cuidado) es colocar tu berenjena con piel y todo sobre el fuego. Prende tu hornilla y ve girándola hasta que toda la piel se torne negra.

Luego la retiras del fuego, la dejas enfriar y retiras toda la piel de la berenjena.

Colocas en una licuadora todos tus ingredientes y licuas muy bien, hasta que tengas una pasta suave. Agregas sal y pimienta al gusto y servir en un platito hondo. Listo. ¿Ven lo sencillo que es?. Incluso pueden refrigerarla por varios días si la guardan en un envase con tapa.

Así que, ya saben, no hay excusa para no intentarlo. Sobre todo en estos días de calorcito, donde una crema fría a base de vegetales cae súper bien.

caviar-aubergine-maison

Nos estamos leyendo.

Besos.

10 días para el cumpleaños

¡Que rápido ha pasado el tiempo!

56b54aa51075ax900

Hola chicas y chicos, ¿cómo están el día de hoy?

Yo estoy bastante contenta porque dentro de 10 días ya habré cumplido 30 vueltas completas al Sol. E insisto, que rápido ha pasado el tiempo. Cuando veo hacia atrás veo todo lo que he vivido, todos los cambios que he experimentado, las cosas que he aprendido. Han sido miles de cosas y aún así me parece que ha sido tan poco tiempo. Que cosas, ¿no?.

He visto 7 mundiales de fútbol y 7 olimpiadas, aunque solo pueda recordar los últimas 4 de cada uno. He vivido la forma de ver y escuchar que experimenta el mundo, desde un walkman hasta el spotify, desde esas TV culonas hasta netflix. He visto renacer modas de mi infancia que hasta hace unos 3 años detestaba y hoy día ya no las veo tan mal. Me he enganchado con hechos del pasado, para así entender mejor el porqué de las cosas que vivo ahorita. Incluso he visto lo que yo llamo la extensión de la juventud.

Cuando era niña veía a la gente de 30 como unos señores, algo así como el súper adulto, trabajador, con familia, carro, casa, responsabilidades y que solo bebían licor caro. Algo así como Richard Gere en Pretty Woman. Y ahora que llego yo a los 30, pues, no veo a nadie así, es como cuando tenía 23 pero con un poquitico más de control en mi vida. Aún siento que tengo un largo camino por recorrer, aún pienso en “las cosas que lograré cuando sea grande”.

Y no me molesta, de verdad. Se que no soy una niña, pero tampoco soy una anciana. Aún hay camino por recorrer y de verdad me siento muy emocionada por saber que traen los próximos 30 años. Y como ya he venido, no olvidar quien fui y así sabré o entenderé quien soy y quien seré. Sin olvidar que sigo siendo una niña a la que le gusta jugar con tierra en un cuerpo más crecido, que a pesar de mis responsabilidades siempre hay espacio para mis sueños y para colorear.

Así que este año, a celebrar. Y a darme unos cuantos regalos, pues normalmente me dejo en último.

Regalarme un viaje, tener más plantas a mi rededor, empezar a minimizar mi consumo, cuidar más mi piel, crear un espacio de meditación. Ya a esta etapa de mi vida, empieza a importarme poco lo que los demás opinen, o por lo menos no permito que los que otros piensen sobre mi me haga daño, es la mejor liberación que se puede tener.

Estoy muy emocionada. Así que los tendré al tanto 🙂

Besos.

Días en blanco y negro

Hola a todos.

Tal vez se pregunten el por qué del título de hoy, pero la realidad es que, por un momento la realidad del mundo me ha alcanzado. No se si entienden, pero es algo como esos días en los que, por más que te estás esforzando, las cosas no terminan de salir bien, más bien empiezan a salir mal.

Y aunque normalmente me considero una persona positiva, creo en esto del poder de la palabra y en lo importante de irradiar pensamientos positivos al universo para que este te ayude a conseguir las cosas (sueno demasiado a El Secreto, lo sé), pero estos días no han sido precisamente esos días. Más bien me siento encerrada en un paisaje en blanco y negro y en alto contraste. Hacia donde volteas te sientes aturdido, algo como que la ausencia de tonos lastima tus ojos y exprime los colores del alma.

Puede que sea normal tener días así, como si un dementor hubiera llegado a repartir su frialdad por un rato.

photo_2017-03-21_14-13-36

Foto tomada en Isla de Plata – Mochima – Venezuela

Creo que necesito tener un momento de introspección. Un momento de encontrar mi alegría. Por ahora soy solo un manojo de nervios y humor cambiante.

Pero no se preocupen, mi humor no les lastimará, están protegidos por la distancia que hay de mi pantalla a la de ustedes.

Gracias por leer. Nos vemos pronto.

Besos

——

P.D.: ¿qué les pareció la foto? Esa la tomé hace unos años y describe perfecto el escenario, belleza oculta, contraste y sin colores, con una nube de contaminación en el medio. Anyway, bye.

Seleccionando el velo de novia

Hola. Bienvenidos a otra charla de bodas y novias.

Hace un tiempo les he hablado sobre los tips para seleccionar el vestido de novia, sin embargo ahorita les quiero hablar sobre la selección del velo a utilizar el día de tu boda.

Hay muchas novias que no se sienten cómodas con usar un velo el día de su boda, sin embargo, muchas cambian de opinión al verlo puesto.

Es un accesorio que posee diferentes orígenes, desde ser una capa para espantar los malos espíritus hasta el protector de la pureza y el asegurador del matrimonio para la novia. Sin embargo hoy día pinta más como un complemento del traje “típico” de novia.

Pero existen muchos tipos de velos, de diferentes largos y estilos. Así que la selección de el velo a llevar el día de la boda no es algo que se selecciona tan rápidamente. Hay que tener ciertos factores y los dividiremos en 3 etapas, largo del velo, estilo del velo y estilo del vestido.

1. Largo del velo

Si buscamos online, podemos encontrar los diferentes tipo de largo de velo, sin embargo el uso de cada largo va relacionado al estilo del vestido. Primero debemos conocer los largos de los velos:

Velos

  • Velos al vuelo: Son estos velos cortitos, por encima de los hombros y que fueron muy populares en la década de 1950. Algo que me gusta de estos velos es que añaden bastante volumen a la parte superior de tu cuerpo, lo que lo hace perfecto para equilibrar figuras con mucho volumen en la parte inferior de tu cuerpo, es decir, mujeres con grandes caderas (si llevas un vestido ceñido a tu figura) o si llevas un vestido en falda A o corte princesa. Ayudarán a que no te veas como la Barbie que sale del pastel de cumpleaños, sino que te equilibra.

velo al vuelo

  • Velos al hombro: Son un poco más largos que los velos al vuelo, pero los encuentras de dos formas, la primera es con un poco de volumen dado por varias capas y la segunda la de un velo un poco más simple, de una única capa de chifón, que da un aire delicado pero a la vez equilibra tu figura. Es uno de los largos de velos más utilizados por su practicidad y que va bien con casi cualquier figura de vestido,  sin embargo de aquí en adelante hay que tener mucho cuidado con las faldas muy abultadas.

5910e9db4b291de5ca12d2265fd3878a

  • Velo punta al codo: Ya estos son velos más largos y de mayor peso, llegan visualmente a la línea de la cintura de la novia y quedan bien con prácticamente cualquier vestido. No suelen ser velos de mucho vuelo, sino más bien se ciñen a tu línea de hombros y caen directamente a tu cadera. En la humilde opinión de esta servidora son el largo de velo que favorece a la mayoría de las mujeres y de mayor uso.

623d517a76577c0e7d5b66995eb78ded

  • Velo punta al dedo: Estos velos son  mucho más elaborados normalmente, y suelen ir asociados a bodas elegantes (recordemos la de Kate Middleton). A mi en particular me parecen perfectos para ayudar a disipar la tensión que puede generar la boda, siempre es bueno tener algo dónde puedan  jugar tus dedos 🙂

7d4b9e9d58c1953f2f90d0c9b3162b38

  • Velo a la rodilla: Un tipo de velo poco utilizado, pero que recuerda mucho a esas viejas bodas de los años 20 y 30, de vestidos sencillos pero elegantes, acompañados de largos velos que no llegaran al piso y permitieran la comodidad de la novia al caminar, sin perder la elegancia de la celebración y lo más importante, sin ensuciarlo.

bec36d83d9ece26d834466e7354c9034

  • Velo vals: También se conoce como velo de ballet o de bailarina,  son velos que van desde la punta de los dedos en la parte delantera hasta la altura de los tobillos en la parte trasera, dando una ilusión de caída, muy elegante y delicada. Va bien con vestidos con falda tipo tubo y tipo A.

carolina-herrera-wedding-dresses-spring-2017-007

  • Velo al piso: Guarda similitud con el velo tipo vals, con la diferencia de poseer mayor longitud, lo cual da mayor presencia a la novia.
  • Velo tipo capilla: Ya entramos a los velos con cola, dan un aire un poco más refinado y romántico a la escena, recordando la suntuosidad de bodas de la realeza, pero en menor grado. Estos velos se retiran justo después de la ceremonia. Estemos conscientes que después de todo el esfuerzo, lo que menos queremos es dañar parte de los accesorios que compramos para este día.

chapel_2-555x731

  • Velo catedral: Son velos muy largos que acompañan a la novia, haciendo un efecto de cola o acompañando la cola del vestido. Dan ese toque dramático a la novia al entrar a la iglesia, sin mencionar todas las fotos que puedes conseguir con un velo de esta longitud. Se encuentra entre los favoritos en los últimos años.

1bb588c06561bb71e70ef6d901cd3c5d

  • Velo catedral real: Por último, los velos de longitud excepcional, que recuerda al lujo y la ostentación de los imperios y la realeza, algo así como hizo Lady Diana de Gales, pero un poco más moderno y delicado. Si querías ese factor BOOM la entrar a la iglesia, este es el indicado.

398384c47a47011c60c9406ae1dddfcf

2. Estilo del velo

No se si notaron en todas las imágenes anteriores que habían distintos tipos de velos, más allá de lo relacionado al largo del mismo. Y normalmente esta decisión está relacionada a dos cosas, el estilo del vestido (un accesorio que complemente y halague el vestido elegido) y el estilo personal de la novia.

Así que debes tener en cuenta, sobre todo con los velos cortos, que estilo y que material te gusta más.

 – Material para el velo:

  • Gasa: es una tela de seda o hilo, de tejido muy claro y sutil, fino y transparente, con caída.
  • Organdi: es un tejido de algodón muy fino, translúcido y algo más rígido que la gasa. Puede ser de seda natural.
  • Chifón: es un tejido de textura muy suave. Es la tela apropiada para velos.
  • Organza: es una tela de apariencia casi transparente, de hilos de seda. Tiene mucho cuerpo y es similar al chifón, aunque menos suave.
  • Tul: es un tejido muy fino de seda, algodón o fibra. Es la tela por excelencia de los velos.
  • Encaje: es un tramado, calado o trenzado de tejido de hilos de seda, lino, oro, plata o algodón. Puede ser finísimo o espeso. Normalmente utilizado para hacer el cierre de las puntas del velo y en mantillas.

Entonces, ¿qué estilos de velos tenemos?

Pues en los cortitos tenemos los velos de tul tipo Jaula de Pájaros, esos velos elegantes, que recuerdan a los tocados ingleses. También están los velos tipo Blusher, que son velos delicados que parecen una flor y te cubren el cabello y el rostro por completo, hasta acercarse un poco a la altura del hombro. Y por último están los velos al vuelo, que brindan volumen a la zona de la cabellera y no suelen cubrir el rostro como en los dos casos anteriores (pero no es limitativo). Usualmente estos velos van acompañados de un moño, para remarcar la forma del velo.

También tenemos los velos con acabados en el borde. Si bien es muy común los velos totalmente lisos, en los últimos años ha calado mucho el agregar detalles al mismo, que se incorpore al vestido y cree a la vez un efecto delicado, casi mágico. Así que se han incorporado pequeños bordados de mostacillas, canutillos y cristales, tanto en el borde como en la parte interna. Igualmente, la incorporación de pequeñas secciones de encaje y bordados.

Luego tenemos el tipo de soporte del velo al peinado. Puede parecer tonto, pero no  todos se ciñen igual al peinado o moño. Normalmente se fijan al cabello por medio de una peineta oculta en la parte trasera de la cabeza, lo que permite que no deslice tan fácil y que pueda moverse en caso que te tapes el rostro. También tenemos los velos que se sujetan de tocados tipo coronas y cuelgan como una cortina, así como una versión que recientemente ha vuelto a utilizarse que es el tocado tipo Julieta, muy popular en la década de 1920 y que ha vuelto al ruedo recientemente.

Y por último, tenemos las tan conocidas mantillas, que son velos largos (normalmente val desde altura de la rodilla hasta le piso) en material con gran cantidad de tejidos hechos a mano. Estos velos rara vez tapan el rostro de la novia y, en España, en las bodas más típicas, van acompañados del uso de una peineta alta. El uso de este tipo de tocados está más relacionado al estilo de la boda.

3. Estilo del vestido

Este punto puede que parezca inútil, pero a mi me parece bastante importante.
Imagina que elegiste un lindo vestido con la espalda descubierta y elegiste un velo cargado de tejidos que te enamoró pero al momento de la verdad cubre por completo tu espalda, yo no me sentiría feliz, pues perdí ese factor BOOM de mi vestido. Tal vez optaría por un velo un poco más corto o incluso por un material mucho más transparente que permita destacar ese pequeño detalle.
Entonces, algunos consejos, si eres de las que se inclinan por vestidos cortos, usa velos que lo más largo sea el codo. Algo que sea cómodo y contraste tu estilo más relajado y juguetón, incluso es perfecto en las bodas civiles en el cuál las novias llevan outfits más sencillos.
Si tu vestido es de figura estilizada, busca velos que se separen un poco más de tu cuerpo, de esa forma enmarcarán tu figura.
Si la falta de tu vestido es bastante abultada, Busca velos que se adapten a esa dimensión, velos que no se vean tan abultados como tu falda, incluso puedes jugar con la longitud, bien sea usando velos a la altura de los codos con poco volumen, o velos bastante más largos que enmarquen tu vestido.
Si tu vestido está cargado de tejidos y brillos, busca velos más sencillos que le darán un toque de elegancia.
Si al contrario, tu vestido es bastante discreto, puedes jugar con velos más llamativos, desde tejidos hasta colores que contrasten con tu vestido.
Si el tren de la cola de tu vestido es largo, opta bien sea por velos a la altura de la cintura (como bien hizo Kate Middleton) o busca velos mucho más largos que la cola, ayudarán a dar mayor impacto a tu vestido.

Y como siempre les digo, al final lo importante es que te sientas feliz y cómoda con lo que estás usando. Que refleje tu estilo y cuando veas tus fotos dentro de 40 años, sigas teniendo ese sentimiento de lo bien que te sentiste con tu elección.

Esto es todo por hoy, fue un post largo pero hecho con mucho amor. Nos leemos la próxima semana.

Un beso

 

Lunes sin carne – Casabe

Buen día chicas y chicos. Bienvenidos a otro lunes de recetas libres de carne.

Hoy quiero compartir con ustedes un experimento que hicimos (mi mamá más que todo) hace unos días en mi casa bajo la supervisión y tutela de mi papá que ya tiene experiencia en esto. Y es cómo hacer una torta de casabe.

Para los que no son de Venezuela, el casabe es una especie de pan hecho a base de yuca, sin ningún añadido extra, es simplemente yuca, fuerza y budare (plancha de acero), originalmente el pan que se consumía en la Venezuela precolombina por las distintas etnias indígenas. No todos son fanáticos de este pan, sin embargo es un producto arraigado en nuestro ser como lo es una buena arepa y les aseguro que es un acompañante perfecto para una buena sopa o un sustituto más saludable al pan tradicional para servir tapas y pasapalos en las fiestas.

tartar1

Foto cortesía de El Estímulo con receta del chef Víctor Moreno y foto de Patrick Dolande

Para esto necesitaremos pocas cosas:

  • Yuca
  • Un rallo finito
  • Tela o cedazo
  • Un budare

Lo primero que debes hacer es retirar la concha de la yuca y limpiarla muy bien. Te recomiendo picarla en trozos medianos, es decir, de una raíz sacar unos 3 “cilindros” y proceder con mucha cautela y paciencia a rallarlos. En esta parte te tomarás un tiempo, además que la yuca empezará a soltar todo el líquido que lleva dentro. La idea es que quede lo más fina posible. Nosotros usamos el rallo con el que se rallan las nueces, para que quedara fina toda la yuca.

casabe

Imagen cortesía de TuSaludpr.com

Luego colocas esta pasta sobre el cedazo o dentro de una tela y debes exprimir muy bien, intentando sacar la mayor cantidad de líquido que puedas, debe quedar lo más seca posible y que los pedacitos de yuca rallados se separen entre si cuando pasas la mano.

Ahora viene la parte divertida, calientas el budare en la hornilla de la cocina y cierne sobre el mismo tu harina de yuca. Procura que el budare quede bien cubierto con una capa de unos 2 a 3 mm. y deja que cueza a fuego medio, cuando lo empieces a notar un poco dorado es hora de darle la vuelta (tal cual una panqueca) y deja que dore del otro lado. Ya con esto tienes tu casabe casi listo. Notarás que al retirarlo del budare el mismo sigue humeando y expeliendo un poco de vapor. Originalmente el casabe se suele colocar al sol, para que termine de secar. Pero una buena opción es prender el piloto del horno o colocarlo a fuego muy bajito y colocar ahí dentro tu torta de casabe hasta que se tueste.

800px-casabe-2

Y listo, ya tienes tu casabe, totalmente orgánico, libre de gluten, alto en fibra, bajo índice glusémico, etc, etc. Sin mencionar sabroso, sobre todo cuando está calentito.

Creo que este tipo de cosas, cuando uno observa el trabajo que conllevan, saben mejor, porque viene acompañado de la satisfacción de haber conseguido un producto que simplemente comprabas en el mercado y no sabías como hacerlo. Aún no nos hemos arriesgado a hacer naiboa (casabe blando relleno de melcocha de papelón de caña), pero no duden en que eso ocurrirá pronto.

Así que, si son venezolanos espero que lo pongan en práctica y si no son venezolanos también 🙂 para que conozcan un poquito de las comidas típicas de mi país. Y buen provecho.

Un beso a todos.