Rollos de canela / Cinnamon rolls

Hola chicas y chicos.

Otro lunes, ya cerca del cambio de temporadas, el clima es más fresco y, en lo particular a mi, me emociona muchísimo. Las noches tienen una ligera brisa fría, las noches empiezan a alargar sus despertares.

 

Y un roll de canela recién salido del horno, junto con una taza de chocolate caliente solo sería la guinda del pastel para una tarde de estas.

Así que hoy, aprenderemos a hacer rolls de canela, idénticos a esos que compramos en locales, pero con nuestro toque especial :), así que anoten la receta.

receta cinnamon rolls

Empezamos por combinar 2 tazas de harina con la levadura en un tazón grande.

En una cacerola aparte mezcle la leche, la mantequilla, el azúcar y la sal y caliente a fuego medio hasta que la temperatura alcance unos 50 o 60 ºC (la mantequilla estará casi derretida en este punto).

Vierta la mezcla de la leche a la de la harina y luego incorpore uno a uno los huevos y mezcle con una batidora eléctrica en la baja velocidad hasta que esté todo unido, por cerca de un minuto.

Coloque la masa en una superficie enharinada y amasar mientras incorpora la mayor cantidad de harina posible. Continuar amasando la masa hasta que sea muy lisa y elástica (esto tomará cerca de 5-10 minutos, así que preparen esos músculos).

Cubra la masa con aceite y coloque en un bowl, cubra con una envoltura de plástico y deje reposar por unos 15 minutos, si es en un lugar tibio mucho mejor. Mientras tanto, en un tazón pequeño, combine el azúcar y la canela.

Ahora extiende la masa en un mesón enharinado hasta que tenga unos 4 mm de espesor. Untar 1/3 de taza de mantequilla sobre la masa y luego espolvorear con la mezcla de azúcar y canela.

cinnabon-cinnamon-rolls-collage2

Luego empieza a enrollar la masa. Cortar en rollos  de más o menos 3 – a cm de espesor (un buen truco es hacerlo con un hilo para que no te pierdan la forma redondita). Colócalos en una bandeja de hornear previamente engrasada y cubra con papel film y una toalla de cocina. Deje leudar hasta duplicar su tamaño, cerca de 45 minutos. Precaliente el horno a 200 ºC.

Hornee los rollos en el rack central del horno por unos 15 minutos o hasta que estén ligeramente dorados (cuidado se queman).

cinnabon-cinnamon-rolls-collage3

Mientras que los rollos se están horneando, combine el queso crema, 1/4 taza de mantequilla, el azúcar de confitería, el extracto de vainilla y la sal con un mezclador hasta tener una consistencia esponjosa.

Retire los rollos del horno y deje enfriar por unos 10-15 minutos y luego cúbrelos con el glaseado en los rollos aun tibios.

Et Voilá. Rollos de canelas listos para comer y compartir.

cinnamon-rolls-1-hour

Espero que disfruten esta receta.

Un beso.

Cinnamon Rolls

Advertisements

Hablemos de chucherías

Chucherías, botanas, abrebocas, junk food, golosinas o como los llamen en su país.

Entre las tantas opciones que tenemos día a día para comer, las más comunes para comprar siempre son estos alimentos empaquetados y de precios tan accesibles que nadie (¡NADIE!) recomienda porque tienen muchas calorías, grasas, azúcar, etc., etc., etc. Pero que son deliciosas y hacen feliz a nuestro gordito interno y en algunos casos calman ansiedades o antojos (lo sé, sonó como una droga, pero esos son los efectos del azúcar en el cuerpo).

Debido a esto trato, en lo que está dentro de mis posibilidades, no comerlas tan frecuentemente, aunque con el trajín diario no siempre funciona esta meta, sobre todo si tu oficina parece la sección de golosinas del súper. Sin embargo, esta última semana (y como suele suceder cada vez que alguien llega de vacaciones)  tenemos golosinas de países asiáticos 🙂 específicamente de Japón y de China.

Lo primero que pensé fue “oh, seguro son más saludables, ellos no suelen comer mucha azúcar”. Todo eso fue hasta que vi la cantidad de cosas que trajeron.

Primero, una de las cosas que mas me gustó, las papas fritas.

Hokkaido fried potatoes

Se ven como papitas normales que uno compraría en cualquier cadena de comida rápida (y lo más cuchi son las papitas humanizadas que están a la derecha), huelen exactamente igual y cuando las pruebas son crujientes 😮 como si estuvieras comiendo una Ruffles (saben muy parecido). La ración es bastante pequeña, como la mitad de cualquier ración pequeña de papas en restaurantes de comida rápida, dicen tener pocas calorías y lo demás por estar en japonés no lo entendí, pero es una muy buena opción para matar un antojito y bañarlas en ketchup.

Mi segunda cosa favorita fueron estos bizcochos, en especial el de cambur (banana):

Son unos bizcochos muy delgado y similares a los que usamos en los brazos gitanos y rellenos con una crema que pareciera más un puré o mermelada dulce (tan dulce como la fruta en sí). El de arriba es de fresa y crema, el de abajo es el de cambur. El que más me asustaba era este último, pues como colocas una crema de cambur dentro de un bizcocho y lo vendes en un local por días y días sin que se dañe o que la fruta se oscurezca, pero cuando lo probé era como estar comiendo una compota, de verdad una delicia.

Tokio banana

El tercero fue este Kit Kat de té verde. Había escuchado muchísimo sobre este chocolate y siempre me dio curiosidad. La verdad, está rico, no es nada del otro mundo, sigue siendo más sabroso el Kit Kat normal, pero curiosamente el chocolate es de color verde, es chocolate blanco mezclado. Es bastante dulce, pero está bien.

kitkat

Y al parecer a los japoneses les gusta tanto el chocolate como a nosotros. Llegaron estas astillas de chocolate que apenas las ví dije “uh, son de menta, que rico” pero no, no son chocolates rellenos de menta, son otras pastillitas de chocolate blanco mezcladas con té verde y rellenas de un almíbar de la misma hoja. Al principio me chocó, pero después le agarré el gusto, de verdad son bastante sabrosas, pero insisto, bastante dulces.

green tea chocolate

Y también llego, pero estas son de China, este extraño snack que parece una cotufa (palomitas de maíz) acaramelada y con especias. Pero no es maíz, de hecho, no se que grano sea en realidad, pero si les puedo decir que son sumamente curiosos y adictivos, te recuerdan un poco al sabor del Pepito, pero más dulce, es como una fusión entre un Pepito y una bolsa de Cotufas Caramelizadas. La marca suena algo parecido a Bua Bua, al parecer es muy popular en el gigante asiático. Y no pude evitar terminar con una de las bolsitas mientras tomaba las fotos.

Y para terminar, una linda niña japonesa en kimono ♥

No se si alguno de ustedes conozca estas marcas, pero si por casualidad las ven se las recomiendo, de verdad están bien ricas y son algo diferente a lo que estamos acostumbrados en materia de golosinas.

Besos