Has cambiado

1e7f942faa84137c036cfcd981dc3b12

Persona 1: Has cambiado – Persona 2: Eso espero

Cambios. Una palabra tan sencilla y la cuál trae consigo grandes consecuencias.

¿Por qué tememos al cambio?, ¿es cambiar malo?. Yo no creo que sea malo, solo que muchas veces el cambio significa dejar ir nuestra zona de confort.

Por ejemplo, siempre soñamos con mejorar, con un futuro brillante, pero muy pocas veces cambiamos lo que es necesario para obtener esos resultados, no porque no empieces a hacerlos, sino porque se ven muy cuesta arriba.

Entonces, ¿quiere decir esto que lo que soñamos no es la meta porque no estamos dispuestos a hacer los cambios necesarios?, no lo creo. Más bien apoyo la teoría que nos asustamos, o peor aún, nos decepcionamos, bien sea por abandono o por falta de apoyo. Y nos resentimos a permanecer en el espacio que conocemos, el que sabemos que podemos controlar. Y he ahí la palabra mágica, CONTROL.

Ahora, replanteemos la pregunta. ¿Qué nos hace querer controlarlo todo?. Aún busco la respuesta más lógica a esta pregunta, pero hasta ahora solo he dado con esta respuesta, la adultez. Crecer implica un número de aprendizajes grande y con ellos casi siempre vienen heridas, al final nos rehusamos a recibir otra lección dolorosa, así como cuando niños nos caíamos o nos castigaban, pues de adulto las heridas van por dentro y sanan muy lento.

Sin embargo, el mundo no deja de cambiar. Tu entorno se modifica, personas vienen y personas van, todo se sigue moviendo, y tú sigues ahí negándote a moverte, plantado.

Se que es una situación fuerte, puedo decirlo con toda propiedad, pero no podemos solo quedarnos a ver el tiempo pasar, a ver la vida pasar. Vive tú. Empieza por pequeñas cosas, como por ejemplo salir de tu casa, cambia tu cabello, prueba estilos nuevos, conoce nuevas personas, ve a un lugar que no conozcas, y poco a poco irás escalando tu nivel. Pero siempre hay que dar un primer paso.

Haz una lista con esas cosas que sueñas y haz otra lista con los pasos que debes seguir para lograrlas. Pero no te quedes atrás.

No tienes que ir al ritmo de los demás, ve a tu ritmo, todos nacimos diferentes y en formas muy distintas, así que no podemos seguir encerrados en esa caja de las metas que debes tener cubiertas a cual edad.

Deja de lado el pensamiento catastrófico de fracaso, porque aunque hayas intentado algo y haya salido mal, puedes decir que tuviste el coraje de hacerlo y no sentarte a ver si podía pasar o no.

No te sientas mal de haber cambiado, asústate si al contrario te dicen que sigues igual. Cada etapa de tu vida requiere una versión distinta de ti, de lo contrario tienes cuentas pendientes.

Y al final, recuerda que todo cambio, bueno o malo, es para tu crecimiento, para hacerte mejor persona de la que fuiste. Al momento es difícil de entender, pero si aprendes la lección sabrás que hacer.

Feliz lunes para todos.

Besos.

10 días para el cumpleaños

¡Que rápido ha pasado el tiempo!

56b54aa51075ax900

Hola chicas y chicos, ¿cómo están el día de hoy?

Yo estoy bastante contenta porque dentro de 10 días ya habré cumplido 30 vueltas completas al Sol. E insisto, que rápido ha pasado el tiempo. Cuando veo hacia atrás veo todo lo que he vivido, todos los cambios que he experimentado, las cosas que he aprendido. Han sido miles de cosas y aún así me parece que ha sido tan poco tiempo. Que cosas, ¿no?.

He visto 7 mundiales de fútbol y 7 olimpiadas, aunque solo pueda recordar los últimas 4 de cada uno. He vivido la forma de ver y escuchar que experimenta el mundo, desde un walkman hasta el spotify, desde esas TV culonas hasta netflix. He visto renacer modas de mi infancia que hasta hace unos 3 años detestaba y hoy día ya no las veo tan mal. Me he enganchado con hechos del pasado, para así entender mejor el porqué de las cosas que vivo ahorita. Incluso he visto lo que yo llamo la extensión de la juventud.

Cuando era niña veía a la gente de 30 como unos señores, algo así como el súper adulto, trabajador, con familia, carro, casa, responsabilidades y que solo bebían licor caro. Algo así como Richard Gere en Pretty Woman. Y ahora que llego yo a los 30, pues, no veo a nadie así, es como cuando tenía 23 pero con un poquitico más de control en mi vida. Aún siento que tengo un largo camino por recorrer, aún pienso en “las cosas que lograré cuando sea grande”.

Y no me molesta, de verdad. Se que no soy una niña, pero tampoco soy una anciana. Aún hay camino por recorrer y de verdad me siento muy emocionada por saber que traen los próximos 30 años. Y como ya he venido, no olvidar quien fui y así sabré o entenderé quien soy y quien seré. Sin olvidar que sigo siendo una niña a la que le gusta jugar con tierra en un cuerpo más crecido, que a pesar de mis responsabilidades siempre hay espacio para mis sueños y para colorear.

Así que este año, a celebrar. Y a darme unos cuantos regalos, pues normalmente me dejo en último.

Regalarme un viaje, tener más plantas a mi rededor, empezar a minimizar mi consumo, cuidar más mi piel, crear un espacio de meditación. Ya a esta etapa de mi vida, empieza a importarme poco lo que los demás opinen, o por lo menos no permito que los que otros piensen sobre mi me haga daño, es la mejor liberación que se puede tener.

Estoy muy emocionada. Así que los tendré al tanto 🙂

Besos.

No importa lo largo del invierno, siempre le seguirá la primavera

4f38f2db7737c44886e7b880d11b5599

Muchas veces pasamos por temporadas malas. Y pareciera ser que cuando algo va mal, todo viene al galope detrás. Algo así como días fríos, ventiscas, caminos cerrados, ausencia de vida y colores.

Pero al final de todo esto, si logras soportar lo fuerte del invierno, el sol volverá a brillar, reabrirá caminos, pondrá colores de nuevo en tu vida, abrigara tu espíritu con cálidos días y al final verás, al mirar atrás, que no fue tan malo el invierno. Que debía suceder para poder observar todo lo maravilloso que vino después y aprender a apreciarlo como debe ser, sin darlo por sentado, por el simple hecho de estar siempre presente.

c5d85d1f62cdaf5e39ddb38981bfebbb

Creo que la vida es así, tal cuál un ciclo eterno de altos y bajos. Pero que será mucho más duro si no aprendemos a tomar las previsiones necesarias en las temporadas de abundancia.

Tenemos que aprender a abrigarnos bien en los días de invierno, mantener la fé que los mismos pasarán y ser pacientes. Nada llega solo porque sí. Todo tiene un tiempo y un lugar, que poco a poco se va preparando, desde un simple resfriado en adelante, todo se toma el tiempo necesario para llegar.

Así que paciencia, si en esta temporada de tu vida estás viviendo en el invierno. Abrígate fuertemente y toma tus precauciones. Pide ayuda cuando sea necesario (puede que no tengamos los abrigos correctos) y mantente firme en tu camino, pues aunque hoy te estás comiendo las verdes, mañana podrías comerte las maduras.

Si en cambio, estás en la primavera, verano u otoño, disfruta cada instante, aprovecha cada oportunidad que se te presente y recuerda siempre que debes tener tu bolso salvavidas con las provisiones necesarias para enfrentar un invierno si este llega (así como hicieron muchos abuelitos de Caracas que vivieron el sismo del 67. Aprendieron a dormir con una maleta llena de provisiones cerca de la entrada de la casa por si ocurría otro evento similar y así poder asegurarse unos días más tranquilos mientras regresaba la calma).

Recuerda que la vida es movimiento continuo, tal vez al momento se vea como que estamos fijos en un punto, pero al rededor hay miles de cosas moviéndose y que interactuan con nuestro entorno y definirán en parte lo que viene en nuestro futuro, nos trae sabiduría, nos enseña a ser fuertes, meticulosos y a ser felices.

a6051c679ae9d82bc02acb7c74caa037

Que tengas un hermoso día.

Besos

Las cosas sencillas

Anoche fui a un café en mi ciudad, no se si era el ambiente, la situación o la compañía, pero pasé un rato más que agradable.

Un par de cervezas, unas hamburguesas con lechuga y sin queso que sabían a gloria (y he probado suficientes últimamente como para saber cuando estoy frente una buena hamburguesa) y una torta Charlotte con limón. Nada muy elaborado, por así decirlo, pero pasé uno de los ratos más gratos que he experimentado recientemente.

Y justo en ese momento sentí que todo estaba bien. Y si lo veo de la manera correcta, en serio lo está. Solo que la mayoría de las veces sentimos, por lo menos yo así lo siento, que el no tener ciertas cosas, metas que nos fijamos en algún momento de nuestras vidas, puede convertirnos en fracasados, por ende vivimos expresando frustración de diferentes maneras, pero es un sentimiento recurrente.

Espèce rare : Le Bélougabrador #canada #vsco

A post shared by Simoné Eusebio (@olitax) on

 

Y hay un momento en el que toca detenerse, mirar el paisaje al rededor, respirar profundamente y sacar lo mejor de cada día, de cada paso que das, de cada reunión con las personas que quieres y abrirte así a nuevas experiencias.

Créanme que lo que menos busco es sonar como un asesor motivacional/espiritual porque no lo soy, solo me dí cuenta de cuántos días de mi vida he perdido por estar enfocada en la mancha del lienzo sin percibir lo que el cuadro entero tiene para ofrecerme.

La libertad empieza dentro de cada uno de nosotros al final.

Un beso.

Feliz día de Reyes

Primero que todo, ¡feliz navidad y feliz año 2016!, y hoy ¡feliz día de Reyes!. Aunque suene trillado, espero que este nuevo año traiga la paz a muchos, la salud a todos y la alegría a cada día de sus vidas.

He regresado de nuevo, después de 20 días de abandono, pero ustedes entienden como puede ser la temporada navideña, reuniones, cocinar, limpiar, comer y beber. No queda mucho tiempo para mirar a los lados y terminaba agotada cada noche. Pero al fin termino el 2015 y creo que no hubo persona más impaciente porque terminara ese año que yo. Sentí que este año 2015 estuvo lleno de muchas caídas y ya no veía el momento de terminar ese ciclo y círculo vicioso, anhelando que este 2016 todo cambiaría de manera radical y empezaría todo a fluir de las mil maravillas. Pero justo terminando el año me dí cuenta que las cosas no son así precisamente, no va a llegar “algo” a cambiar y a hacer que todo sea maravilloso, es duro de aceptar pero eso cambios vienen de adentro.

Así que hice un introspección a mi año, a pesar de sentirme como el propio fracaso de inicio a fin, no fue tan malo como pensé. Este año logré ahorrar una parte de mi sueldo, conseguí varios trabajos por mi cuenta, aprendí lo duro que es llevar una relación a distancia, hice nuevos amigos, probé comidas nuevas, me reencontré con unas tías que no veía hace muchos años, inicié de nuevo este blog y encontré un tema de tesis nuevo que me gusta.

No parecerán muchas cosas, pero fueron suficientes. Así que este año estoy enfrentando las cosas con mejor cara y menos resoluciones, simplemente quiero permitirme ser libre, dormir mejor y disfrutar cada día, simplemente hacer las cosas lo mejor posible, esa es mi resolución, hacer las cosas bien. Creo que este 2016 es una oportunidad maravillosa para conseguir cosas nuevas, tal vez es porque tengo 1 día más este año para vivir y eso me agrada.

¿A ustedes como les fue este año que terminó? ¿Qué expectativas tienen para este 2016?

Besos

360°

Hoy es uno de esos días, donde quisiera dejar todo y cambiar lo que vengo haciendo. Renunciar al trabajo, convertirme en una mujer que cuida de plantas y tiene el día libre para el desarrollo de su imaginación, salir a comer con amigos, hacer trabajos con mis manos, caminar al mediodía por los parques y tomar un almuerzo tarde, olvidándome así de todo el estrés que puede conllevar el tan solo cumplir con un horario de entrada y de salida en cuestiones de tráfico.

Quisiera estar en otra parte, tal vez otra ciudad, escondida en alguna montaña o en otro país muy cerca de la playa. Estoy como decimos en Venezuela, buscando en que palo ahorcarme.

Sin embargo, hay algo que me impide renunciar a todo y seguir con esta loca idea de mi cabeza, que es lo que yo denomino “adultez”, no es más que esa persona responsable que mis padres y abuelos me enseñaron a ser, llenar ciertas expectativas personales y cumplir con las obligaciones adquiridas. Pero yo nunca me he sentido adulta, ni siquiera me llamo a mi misma “mujer”, yo me sigo sintiendo como de 21 y me gustaría irme a hacer cosas locas, ser irresponsable, aprender de ello, conocer un mundo inexplorado por mi y tener la fé que el día siguiente será aun mejor.

Tal vez estoy en una de esas etapas extrañas de los veintitantos, que genera ansiedad y algo de angustia, mientras termino de definir que es lo que necesito en mi vida. Puedo querer muchas cosas, pero en realidad debo buscar que es lo que necesito, aun soy como ese sapito de la película que confunde lo que quiere con lo que necesita.

 

 

maxresdefault

Seguimos en contacto.

Besos.

Hablemos de chucherías

Chucherías, botanas, abrebocas, junk food, golosinas o como los llamen en su país.

Entre las tantas opciones que tenemos día a día para comer, las más comunes para comprar siempre son estos alimentos empaquetados y de precios tan accesibles que nadie (¡NADIE!) recomienda porque tienen muchas calorías, grasas, azúcar, etc., etc., etc. Pero que son deliciosas y hacen feliz a nuestro gordito interno y en algunos casos calman ansiedades o antojos (lo sé, sonó como una droga, pero esos son los efectos del azúcar en el cuerpo).

Debido a esto trato, en lo que está dentro de mis posibilidades, no comerlas tan frecuentemente, aunque con el trajín diario no siempre funciona esta meta, sobre todo si tu oficina parece la sección de golosinas del súper. Sin embargo, esta última semana (y como suele suceder cada vez que alguien llega de vacaciones)  tenemos golosinas de países asiáticos 🙂 específicamente de Japón y de China.

Lo primero que pensé fue “oh, seguro son más saludables, ellos no suelen comer mucha azúcar”. Todo eso fue hasta que vi la cantidad de cosas que trajeron.

Primero, una de las cosas que mas me gustó, las papas fritas.

Hokkaido fried potatoes

Se ven como papitas normales que uno compraría en cualquier cadena de comida rápida (y lo más cuchi son las papitas humanizadas que están a la derecha), huelen exactamente igual y cuando las pruebas son crujientes 😮 como si estuvieras comiendo una Ruffles (saben muy parecido). La ración es bastante pequeña, como la mitad de cualquier ración pequeña de papas en restaurantes de comida rápida, dicen tener pocas calorías y lo demás por estar en japonés no lo entendí, pero es una muy buena opción para matar un antojito y bañarlas en ketchup.

Mi segunda cosa favorita fueron estos bizcochos, en especial el de cambur (banana):

Son unos bizcochos muy delgado y similares a los que usamos en los brazos gitanos y rellenos con una crema que pareciera más un puré o mermelada dulce (tan dulce como la fruta en sí). El de arriba es de fresa y crema, el de abajo es el de cambur. El que más me asustaba era este último, pues como colocas una crema de cambur dentro de un bizcocho y lo vendes en un local por días y días sin que se dañe o que la fruta se oscurezca, pero cuando lo probé era como estar comiendo una compota, de verdad una delicia.

Tokio banana

El tercero fue este Kit Kat de té verde. Había escuchado muchísimo sobre este chocolate y siempre me dio curiosidad. La verdad, está rico, no es nada del otro mundo, sigue siendo más sabroso el Kit Kat normal, pero curiosamente el chocolate es de color verde, es chocolate blanco mezclado. Es bastante dulce, pero está bien.

kitkat

Y al parecer a los japoneses les gusta tanto el chocolate como a nosotros. Llegaron estas astillas de chocolate que apenas las ví dije “uh, son de menta, que rico” pero no, no son chocolates rellenos de menta, son otras pastillitas de chocolate blanco mezcladas con té verde y rellenas de un almíbar de la misma hoja. Al principio me chocó, pero después le agarré el gusto, de verdad son bastante sabrosas, pero insisto, bastante dulces.

green tea chocolate

Y también llego, pero estas son de China, este extraño snack que parece una cotufa (palomitas de maíz) acaramelada y con especias. Pero no es maíz, de hecho, no se que grano sea en realidad, pero si les puedo decir que son sumamente curiosos y adictivos, te recuerdan un poco al sabor del Pepito, pero más dulce, es como una fusión entre un Pepito y una bolsa de Cotufas Caramelizadas. La marca suena algo parecido a Bua Bua, al parecer es muy popular en el gigante asiático. Y no pude evitar terminar con una de las bolsitas mientras tomaba las fotos.

Y para terminar, una linda niña japonesa en kimono ♥

No se si alguno de ustedes conozca estas marcas, pero si por casualidad las ven se las recomiendo, de verdad están bien ricas y son algo diferente a lo que estamos acostumbrados en materia de golosinas.

Besos