Baba ganoush o crema de berenjena casera

Hola chicas y chicos.

Bienvenidos a otro lunes de recetas libres de carne. Hoy voy a compartir con ustedes una de las recetas que más me gusta y que mejor se me da, un baba ganoush o crema de berenjena. Recuerdo que la primera vez que la hice fue porque a mi me gustaba comprar la versión empaquetada que venden en el supermercado, pero era algo costosa, así que empecé a hacer mi propia crema y es de verdad sencillo, sin dejar por fuera que cumple con las 3B: Bueno, bonito, barato.

Así que si eres fanático de la comida árabe como yo, puedes empezar con esta sencilla receta, perfecta para ofrecer en fiestas como un dip y tiritas de pan pita.

Necesitarás:

babaganoush

—-

Lo primero que harás (con mucho cuidado) es colocar tu berenjena con piel y todo sobre el fuego. Prende tu hornilla y ve girándola hasta que toda la piel se torne negra.

Luego la retiras del fuego, la dejas enfriar y retiras toda la piel de la berenjena.

Colocas en una licuadora todos tus ingredientes y licuas muy bien, hasta que tengas una pasta suave. Agregas sal y pimienta al gusto y servir en un platito hondo. Listo. ¿Ven lo sencillo que es?. Incluso pueden refrigerarla por varios días si la guardan en un envase con tapa.

Así que, ya saben, no hay excusa para no intentarlo. Sobre todo en estos días de calorcito, donde una crema fría a base de vegetales cae súper bien.

caviar-aubergine-maison

Nos estamos leyendo.

Besos.

Días en blanco y negro

Hola a todos.

Tal vez se pregunten el por qué del título de hoy, pero la realidad es que, por un momento la realidad del mundo me ha alcanzado. No se si entienden, pero es algo como esos días en los que, por más que te estás esforzando, las cosas no terminan de salir bien, más bien empiezan a salir mal.

Y aunque normalmente me considero una persona positiva, creo en esto del poder de la palabra y en lo importante de irradiar pensamientos positivos al universo para que este te ayude a conseguir las cosas (sueno demasiado a El Secreto, lo sé), pero estos días no han sido precisamente esos días. Más bien me siento encerrada en un paisaje en blanco y negro y en alto contraste. Hacia donde volteas te sientes aturdido, algo como que la ausencia de tonos lastima tus ojos y exprime los colores del alma.

Puede que sea normal tener días así, como si un dementor hubiera llegado a repartir su frialdad por un rato.

photo_2017-03-21_14-13-36

Foto tomada en Isla de Plata – Mochima – Venezuela

Creo que necesito tener un momento de introspección. Un momento de encontrar mi alegría. Por ahora soy solo un manojo de nervios y humor cambiante.

Pero no se preocupen, mi humor no les lastimará, están protegidos por la distancia que hay de mi pantalla a la de ustedes.

Gracias por leer. Nos vemos pronto.

Besos

——

P.D.: ¿qué les pareció la foto? Esa la tomé hace unos años y describe perfecto el escenario, belleza oculta, contraste y sin colores, con una nube de contaminación en el medio. Anyway, bye.

Lunes sin carne – Casabe

Buen día chicas y chicos. Bienvenidos a otro lunes de recetas libres de carne.

Hoy quiero compartir con ustedes un experimento que hicimos (mi mamá más que todo) hace unos días en mi casa bajo la supervisión y tutela de mi papá que ya tiene experiencia en esto. Y es cómo hacer una torta de casabe.

Para los que no son de Venezuela, el casabe es una especie de pan hecho a base de yuca, sin ningún añadido extra, es simplemente yuca, fuerza y budare (plancha de acero), originalmente el pan que se consumía en la Venezuela precolombina por las distintas etnias indígenas. No todos son fanáticos de este pan, sin embargo es un producto arraigado en nuestro ser como lo es una buena arepa y les aseguro que es un acompañante perfecto para una buena sopa o un sustituto más saludable al pan tradicional para servir tapas y pasapalos en las fiestas.

tartar1

Foto cortesía de El Estímulo con receta del chef Víctor Moreno y foto de Patrick Dolande

Para esto necesitaremos pocas cosas:

  • Yuca
  • Un rallo finito
  • Tela o cedazo
  • Un budare

Lo primero que debes hacer es retirar la concha de la yuca y limpiarla muy bien. Te recomiendo picarla en trozos medianos, es decir, de una raíz sacar unos 3 “cilindros” y proceder con mucha cautela y paciencia a rallarlos. En esta parte te tomarás un tiempo, además que la yuca empezará a soltar todo el líquido que lleva dentro. La idea es que quede lo más fina posible. Nosotros usamos el rallo con el que se rallan las nueces, para que quedara fina toda la yuca.

casabe

Imagen cortesía de TuSaludpr.com

Luego colocas esta pasta sobre el cedazo o dentro de una tela y debes exprimir muy bien, intentando sacar la mayor cantidad de líquido que puedas, debe quedar lo más seca posible y que los pedacitos de yuca rallados se separen entre si cuando pasas la mano.

Ahora viene la parte divertida, calientas el budare en la hornilla de la cocina y cierne sobre el mismo tu harina de yuca. Procura que el budare quede bien cubierto con una capa de unos 2 a 3 mm. y deja que cueza a fuego medio, cuando lo empieces a notar un poco dorado es hora de darle la vuelta (tal cual una panqueca) y deja que dore del otro lado. Ya con esto tienes tu casabe casi listo. Notarás que al retirarlo del budare el mismo sigue humeando y expeliendo un poco de vapor. Originalmente el casabe se suele colocar al sol, para que termine de secar. Pero una buena opción es prender el piloto del horno o colocarlo a fuego muy bajito y colocar ahí dentro tu torta de casabe hasta que se tueste.

800px-casabe-2

Y listo, ya tienes tu casabe, totalmente orgánico, libre de gluten, alto en fibra, bajo índice glusémico, etc, etc. Sin mencionar sabroso, sobre todo cuando está calentito.

Creo que este tipo de cosas, cuando uno observa el trabajo que conllevan, saben mejor, porque viene acompañado de la satisfacción de haber conseguido un producto que simplemente comprabas en el mercado y no sabías como hacerlo. Aún no nos hemos arriesgado a hacer naiboa (casabe blando relleno de melcocha de papelón de caña), pero no duden en que eso ocurrirá pronto.

Así que, si son venezolanos espero que lo pongan en práctica y si no son venezolanos también 🙂 para que conozcan un poquito de las comidas típicas de mi país. Y buen provecho.

Un beso a todos.

#WeddingWednesday – Candice Pool & Casey Neistat Wedding

Hola a todos.

Hoy quiero comentarles sobre la boda de una de mis “celebridades” de Youtube favoritas. Casey Neistat & Candice Pool.

Casey es un cineasta y youtuber (el cual sigo hace un tiempo) que demuestra gran pasión por su trabajo, pero sobre todo por su familia. Hace honor a ello en varios de sus videos, aunque uno de los más significativos es el de “A Love Story”, donde cuenta a través de una serie de cortos su relación de 10 años con Candice, es realmente hermoso.

Pero de su boda solo sabía lo poco que había visto en los videos. Sin embargo ambos dieron entrevistas (tanto a Vogue como a The Coveteur) sobre su experiencia en la boda.

Son de verdad una pareja muy sencilla, sin hacer alardes de grandeza, ni mucho menos con la fama elevada hasta los tuétanos.

Así que aquí les comparto algunas imágenes de su hermosa ceremonia en Cape Town, una boda de playa, de verano y muy íntima.

casey_neistat_wedding-001casey_neistat_wedding-009casey_neistat_wedding-011casey_neistat_wedding-013casey_neistat_wedding-017casey_neistat_wedding-024casey_neistat_wedding-025casey_neistat_wedding-027casey_neistat_wedding-031casey_neistat_wedding-033casey_neistat_wedding-038casey_neistat_wedding-041casey_neistat_wedding-042casey_neistat_wedding-043casey_neistat_wedding-046Wedding at Oakfield Farmwedding-candice-pool-casey-neistat-10_161819661553Wedding at Oakfield Farmcasey_neistat_wedding-056casey_neistat_wedding-057casey_neistat_wedding-060casey_neistat_wedding-068casey_neistat_wedding-080casey_neistat_wedding-083casey_neistat_wedding-097casey_neistat_wedding-109casey_neistat_wedding-111wedding-candice-pool-casey-neistat-15_161823552459

 

No se ustedes, pero a mi me hubiese encantado estar en esa ceremonia.

Un beso a todos

#WeddingWednesday – Boda Picnic

Si hay algo que adoro son las bodas poco convencionales. Sobre todo si son en gran parte DIY, campestre y muy íntimas.

Así dí hace unos años con la boda de Tui y Jimmy en Nueva Zelanda. Los fotógrafos Tori&Sal se encargaron de capturar este mágico momento, sin mencionar lo poco tradicional.

Acompañado de plumas de codorniz, flores, manteles en la grama y una bici doble, todo esto y la felicidad que irradian los novios hacen de esta pequeña galería algo muy lindo de ver.

Espero que les guste y les sea de inspiración 🙂

new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bridenew-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride4new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride7nz-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride2new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride14nz-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride23nz-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride24nz-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride25new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride21new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride22new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride23nz-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride27new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride25new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride28new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride30new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride31new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride36nz-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride29new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride34new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride37new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride38new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride40nz-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride213

Nos vemos la próxima semana.

Besos

new-zealand-wedding-floral-crown-short-weding-dress-bride42

Dame un helado – DIY vegan popsicles

Hola a todos.

Después de tantas semanas desaparecidas, he vuelto y espero poder mantener la continuidad de publicaciones.

Estas líneas las escribo mientras estoy en la oficina, tomándome un momento de descanso y, para mi desgracia, pensando en el hambre que tengo. Pues sí, olvidé traer algo para merendar y mientras fantaseo con golosinas y azúcar.

Sin embargo, debo hacerme consiente de esto, mi alimentación debe cambiar bastante por salud. Llevo un tiempo intentando mejorar pero se me ha hecho difícil (cosas de disponibilidad y economía), entonces he optado por buscar opciones por internet que me ayuden a darle la vuelta a cosas que normalmente me gusten comer.

Hoy me ha dado por buscar opciones para helados, ¿por qué?, bueno, tengo calor y para estos días nada mejor que un buen helado. Por ello me dí a la tarea de buscar opciones que pueda hacer en casa y en la oficina, para no sentirme con tanta ansiedad y a la vez saber que no estoy haciéndole daño a mi cuerpo.

Así que les comparto 5 recetas, que se ven además de deliciosas bastante sencillas. Si las ponen en práctica no duden en comentarme qué tal les fue. (Den click en cada título para ir a la receta completa)

Helado de Margarita de fresa

tequila y fresa

Helado de coco y durazno

durazno y cardamomo

Helado de yogurt y frutas

yogurt y frutas

Helado de chocolate

chocolate

Helado de coco y moras

moras

Besos

Reencuentro con la ciudad

En este mundo digital estamos más fácilmente expuestos a tener acceso a otras ciudades, bien sea en tiempo real o por imágenes tomadas ya más elaboradas.

Encontramos hermosas imágenes de ciudades europeas, con sus callejones empedrados y su diversidad de puertas y ventanas que nos transportan a historias y cuentos. O de urbes modernas, de alto flujo de personas con arquitectura que hace unos años podría haber sido llamada “futurista” o “espacial”, y sin embargo nos perdemos en ellas, armando un mapa mental de fotografías vistas o de aceras y locales recorridos.

Y muchos de nosotros caemos en la comparación. Cosa que me parece fatal, porque es como comparar tu casa con la del vecino, cuando son familias de diferentes realidades.

Sin embargo, Caracas (mi bella y caótica Caracas), posee un contraste arquitectónico que es simplemente hermoso. Una mezcla de espacios clásicos, de espacios post-modernista y de arquitectura rural, todo confluente en una pequeña ciudad. Solo que lo damos por sentado, sabemos que está ahí y no le apreciamos, incluso le dañamos con nuestro desinterés.

Así que hoy te invito a que la veas de nuevo, que recorras sus rincones, que te enamores de ella, pues solo el amor puede ayudarnos a mejorarla, a cuidarla, a crecer y hacer de ella lo que debe ser.

Ámala como si fuera tu pareja, como si fuera tu madre, como si fuera tu casa. Trabaja por ella y disfruta de sus espacios.

Te deseo una hermosa relación con tu ciudad 🙂