Wedding Inspiration – Boda Vintage

Hola a todos.

967d8ce1918c2af6c75829c9ea664eaf

Fotografía de: Klindmeier Photography

Otro miércoles para hablar de bodas, está vez será sobre decoración. Y amamos el tema de hoy, porque son ideas para decoración “vintage”, toques románticos, inspirados en estilos rústicos y antiguos, con toques de glamour y recordando la primavera y los días de verano. Una temática perfecta para estos díasque se presentan más largos y de clima más caliente.

A continuación algunas ideas que pueden implementar en la boda.

853518043a00ee3a33e8cda9ba7e28ec

vintage-wedding-ideas-11-10122015-km

Fotografía de: SMS Photography

En estas bodas abundan los colores pasteles, como el rosa, el naranja y el lila, que recuerdan la pronta floración de las plantas y reflejan la alegría de los colores que trae la primavera.
También encontramos colores dorados, perfectos para el contraste en fiestas nocturnas y dar ese toque glamour-oso, que recuerda a una fiesta digna de $1.000.000

marianne-taylor-photography-styled-shoot-bridal-musings_0031

Fotografía de: Marianne Taylor

blackgold-wedding-47

Fotografía de: Onelove Photography

creative-wedding-reportage-photography-by-marianne-taylor_0255

Fotografía de: Marianne Taylor

Estos temas se prestan a hacer realidad ese cuento de hadas, desde una boda  de alto glamour hasta el sueño de cuento de hadas. Aprovecha todas las ideas y tu creatividad, déjala fluir y obtendrás resultados que no olvidarás.

20smod-wedding-27

Fotografía de: Lang Thomas Photography

 

eastnor-castle-wedding-089-576x384

Fotografía de: Devlin Photos

6a0120a65f64b9970c01a511947e57970c-pi

Fotografía de: Rachel Hayton

6a0120a65f64b9970c01a73d9f8966970d-pi

Fotografía de: Rachel Hayton

 

Espero que les sea de ayuda e inspiración.

Un beso.

6a0120a65f64b9970c01a3fce4c385970b-pi

Fotografía de: Rachel Hayton

 

 

Advertisements

¿Por qué no quiero ser como Cenicienta?

¡Hola!

Hoy quiero compartir con ustedes un “descubrimiento” reciente.
Hace un tiempo, sentada yo en el sofá haciendo zapping por la TV, encontré que estaban dando La Cenicienta de Disney. Me emocioné como niña y decidí quedarme viendo la peli que acababa de empezar y que hacía muchos años no veía.
El resultado al final fue: “¿Cómo mi madre me dejó ver esa película de niña?”. Jajajaja
En serio, fue realmente sorprendente al ver la misma película pero con ojos más adultos (o un poquito más madura y dañada que cuando niña), así que empecé a discutirlo con amigas, para ver si habían logrado ver lo mismo que yo y al parecer no fue tan diferente el resultado final, acompañado de unos cuantos “¡estás loca!”.
Así que a continuación les comparto mi nueva interpretación del personaje de la cenicienta, que va sin ánimos de destruir su infancia ni mucho menos de criticar a Disney (aunque creo que están acostumbrados jajaja).

Primero la ficha técnica de nuestra princesa, para entender mejor a que personajes nos referimos:

         Edad: 18
Alias: Cenicienta
Nacionalidad: Francesa
Madre: Desconocida (fallecida)
Padre: Desconocido (fallecido)
Cónyuge: Príncipe Enrique
Familia: Madame Tremaine (madrastra)
Madmoiselle Drizella (hermanastra)
Madmoiselle Anastasia (hermanastra)
Rey (suegro)
Reina (suegra – fallecida)
Año de la película: 1950

Ahora que ya sabemos quiénes son nuestros personajes, recordemos la historia resumida. Se trata de una chica que pierde a su padre a muy temprana edad, quedando bajo la tutela de su madrastra y termina trabajando como sirvienta para su casa. Un día se hace una gran fiesta para darle bienvenida al príncipe y ella, por su condición de sirvienta de su mansión y sin ayuda de nadie (para que sea más dramático claro está) no la dejan ir, pero al final aparece su hada madrina que le da ropas nuevas y un vehículo que la llevaría al baila donde conoce y queda perdidamente enamorada del príncipe (sin saber que es el príncipe). Regresa a su casa al pasarse el efecto de la magia, dejando atrás la única pieza de su guardarropa que no desapareció, su zapato de cristal. Entonces el rey ordena la búsqueda de esta joven, que sabrán quien fue cuando le calce el zapato. Cuando llegan a casa de cenicienta, ésta logra escapar de su encierro y demostrar que era ella la muchacha que buscaban, se casa con el príncipe y viven felices para siempre. Fin.

Yo siempre creí de niña que el príncipe debió de ser realmente horroroso para que su padre le buscara una compañera sentimental, pues ni siquiera el dinero llamaba a las señoritas del reino o princesas de otros reinos y que cenicienta debió ser la persona con el rostro más común del pueblo, pues el príncipe solicitaba que le llevaran a quién le quedara el zapato para desposarla (o simplemente estaba desesperado).

Pues bien, esa idea no estaba tan equivocada, pero siempre o veía desde el punto de vista de la cenicienta. Si lo ves desde fuera, el mundo es un poquito diferente, donde nuestra princesita es una chica sumisa que se dejó montar la pata (dejó que abusaran de ella) por su madrastra y asumiendo responsabilidades extras para poder sentirse conectada a su casa, que era el único recuerdo material que le quedaba de su padre a quien tanto amó y por lo que se ve no permitía que nadie interfiriera en sus tareas cotidianas, pues se comenta en el inició de la película que esa mansión quedó en ruinas tras la muerte del padre de cenicienta (o simplemente la madrastra era demasiado tacaña y no consideró importante tener criados extras que las ayudaran a llevar una vida de clase alta, esa que tanto les gustaba aparentar).
Toda su vida pasa de igual forma día tras día y sin hacer ningún cambio que la hiciera salir de su estado, que en realidad parecía no molestarle pues aunque soñaba, dejaba las cosas así, en sueños. Hasta que un día, ese día en el que el príncipe horroroso es manipulado por su padre para que consiga novia, llega la invitación para el baile en la que se especifica que se buscaba una esposa para el príncipe. Y ¿qué es lo primero que piensa nuestro personaje? – ¡Si, llego el momento, me caso con un príncipe y todos mis problemas quedan resueltos! – bueno, no así tal cual, ella quería ir a divertirse y pasar una noche de rumba, pero si era con el príncipe al que se le buscaba esposa mejor. Así que por primera vez en la historia, esta mujer hizo todo lo que podía, movió cielo y tierra para conseguir el vestido y terminar a tiempo todas sus imposiciones del día (que obviamente debían ser muchas pues ella sola se tenía que encargar de una mansión y ya era de tarde cuando llegó la invitación al castillo), aun así con la magia (no considerada mágica) de sus amigos ratones y pájaros (creo que en realidad esta muchacha era mitómana y justificaba sus acciones como acciones de animales parlantes) logró tener su vestido remendado con un camisón de sus hermanastras y un collar robado, motivos suficientes por los cuales yo no la dejaría ir al castillo, sin embargo sufrió una vez más del rechazo y el abuso de su familia, haciendo absolutamente nada para evitarlo y huyendo a lamentarse de su mala suerte en la vida. Motivo por el cual aparece su hada madrina y le da todo lo que ella pidió, pues después de tanto trabajo está muchacha se lo había ganado, además por su juventud necesitaba conocer gente nueva y descansar de sus agotadores días de limpieza. Así que terminó yendo al castillo un poco overdressed, sin embargo tanto adorno y lujo ostentado parecieron surgir efecto en un caballero, el único caballero de la sala al parecer, que la invitó a un baile en el cual huyeron de la multitud, pasearon por los solitarios jardines del castillo y como era de esperarse, la hormona atacó haciéndolos llegar a segunda base, o por lo menos hasta ahí es que nos muestran a nosotros en la película. En este preciso momento, lejos de todo ojo visor y presos de la soledad del jardín se acaba el mágico efecto en Cenicienta, volvería a ser la muchacha común y sin ningún otro atributo que la hiciera inolvidable, además tenía la excusa perfecta para este desconocido, ella solo había ido para ver al príncipe; por lo que decide huir una vez más y esconder su realidad, como si eso pudiera cambiar la situación El desesperado príncipe sale a su rescate, la necesitaba a su lado y arroja a todos los guardias del castillo a buscarla, a lo que toma el único objeto no mágico (sus stiletto de cristal) de su compañera y ordena que traigan al castillo a quién le quedara este zapato (insisto, el rostro de cenicienta es igual al de los otros o el príncipe estaba muy ebrio que no lograba recordarla como para construir un retrato hablado), por lo que la mano derecha del rey empieza con su extraña y agotadora búsqueda por las calles de este poblado francés.

Mientras tanto, Cenicienta sigue en su faena diaria normal, hasta que la mañana siguiente del baile su madrastra le comenta a sus hijas lo que sucedió esa noche y que el príncipe en su desesperación está buscando a alguien a que le quede ese zapato para casarse con ella (la presión del rey debía de ser insoportable), en ese momento nuestra fisgona entra en sí – ¡Oh por Dios! Ese hombre con el que bailé era el príncipe y me está buscando para casarse conmigo, esta es mi oportunidad – y descubre que sus “problemas” tienen una solución, que puede huir de su casa con un hombre al que le obligan a casarse y que de paso es príncipe, las cosas no podían ser mejor, de haber sido solo “un chico más del baile” creo que lo hubiera dejado así, pero no, este es un príncipe, así que salió corriendo a alistarse (aún no sé muy bien que pretendía usar para presentarse hacia la realeza y convencerlos que esta criada podría entrar al castillo y ser la siguiente gobernante, más aun conociendo todos estos casos en la historia donde la realeza se mezclaba con otras personas pertenecientes a la realeza, después de todo era herederos directos de Dios) y su madrastra entra en sí, descubre que ese rostro común que vio bailando con el príncipe era su sirvienta, así que, por sí o por no, decide encerrarla y rogar que a alguna de sus hijas le entre el zapato.  Cenicienta, en su afán de ser ella quién se quede con el príncipe, logra escapar de su torre y correr hacia el Duque, que ya agotado y resignado a no encontrar a la mujer a quién le entre tan diminuto zapato. Al verla olvida lo que ve, incluso omite los comentarios de la madrastra – Es una jovencita desequilibrada – y se centra en algo, que tiene los pies del tamaño de una niña, es perfecto, su búsqueda terminaría, no se los probaría a más mujeres en el pueblo, si a ésta le quedaba, cesaría la búsqueda; y así fue, no importa si el zapato que probó era el que traía el Duque o el que Cenicienta guardaba en su bolsillo, esta era la mujer elegida y que se encargó de restregarle en cara a su familia que ella les había ganado. Así que se fue y se casó con este desconocido.

Se puede observar la felicidad del príncipe

Increíblemente lo que vi fue una muchachita oportunista, que solo cambió lo que hacía cuando vio que era su oportunidad de casarse con un hombre millonario y demostrarle a quién la hizo sufrir toda su vida que ahora ella es mucho mejor, pues pasó a pertenecer a la clase alta, sin ningún otro atributo que no fuera conquistar a un chico en un baile y aprovechando la situación política de su reino, en el cual se requería de una esposa casi urgente para el príncipe. La diferencia entre esto y una telenovela es nada.  Ella no esperaba ser salvada, solo buscaba la mejor opción para salir y que alguien hiciera el esfuerzo por ella y le ayudara a conseguir lo que quería. Venía de una familia disfuncional en la que ella tampoco mostraba señales de querer hacerla funcionar, solo vivía en su mundo aislada hasta encontrar algo que la hiciera ser superior a su extraña familia y sin esfuerzo, buscaba esa píldora mágica que te resuelva los problemas y lo que muestran es que la encontró, que tu solo con anhelar tienes y no esforzarte por las cosas que quieres.

Creo que esta última vista de esta película me dejó una opinión un poco diferente. Se que la historia puede sonar incluso divertida, pero es cierto, Cenicienta es una mujer oportunista y no luchadora, además te enseñan que eso está bien y podrás ser una princesa amada, modelo a seguir, pero en realidad creo poco que puedas ser feliz o amada, al final fue solo un objeto de uso para satisfacer caprichos personales y para ella una vía de escape momentáneo.

En fin, me gustaría saber sus comentarios de la película, que aun no me deja de gustar porque al final aún hay una niña ingenua dentro de mí que la ve como un hermoso cuento de hadas romántico.

Besos

Inténtalo nuevamente

A lo largo de mi “larga vida” en el Internet, me he aventurado en varias oportunidades a tener un blog.

La primera vez que lo intenté fue porque tenía una cuenta obligada para comentar en un blog de la universidad (como han cambiado los tiempos). Al tiempo tomé esa cuenta y empecé a publicar poco a poco contenido, después lo borraba, luego lo reiniciaba, cambiaba el diseño y me esforzaba en tener al menos un par de publicaciones al mes (creo que 2010 fue mi mejor año). Luego decidí hacer un cambio de plataforma porque, revisando otros blogs, me gustó mucho como se veía wordpress (y me pareció complicadísimo entenderlo). Ese blog no duró mucho, pues me asusté al ver como una página montaba todas mis publicaciones en un muro de bloggers, los compartía sin yo haberme inscrito en esta página o sin solicitud de este grupo, sentí que me robaban y lo dejé.

Hoy estaba revisando uno de esos blogs y noté que había cometido un gran error, nunca noté que tenía personas que visitaban y comentaban mi blog, así que jamás tuve interacción con ellos. Creo que para mi tener un blog era solo vaciar en una página lo que tenía en mi cerebro y ya, no entendía como funcionaba el resto porque de verdad no me tomé la libertad de aprender algo nuevo.

Este blog lo cree hace un par de años, lo visitaba muy eventualmente, casi que era mi espacio para redactar cosas y saber que nadie los leería porque no me esforzaba en hacer esa conexión con ustedes, pero en el fondo moría por hacerlo pero me intimidaba no saber cómo.

Hace unas semanas mi novio me pasó un correo de unos cursos sobre como inspirarte a hacer de tu espacio algo mejor, así que me apunté a uno de estos cursos de Blogging University, me pareció genial porque venía de hacer varios cursos online y le he agarrado el gusto. Y aquí me tienen, poco a poco acostumbrándome a algo que siempre he querido pero me ha dado miedo hacer.

Gracias a esto he aprendido varias cosas sobre como manejar la plataforma, además de moverme con más comodidad en lo que hago. En momentos tengo mis bajas pero poco a poco voy tratando de hacer de esto un hábito para mi.

Así que si ustedes también se encuentran interesados en el área pero no saben como empezar, este pudiera ser un buen inicio.

Espero que les sea de ayuda, sobre todo si alguno de ustedes se sentía tan perdida como yo en esto del blogging.

Besos

Inspiración

El nombre con el cual conocemos esa musa que nos permite crear o tomar el impulso de hacer cosas que llenan tu alma de paz y, en mi caso, también de felicidad.

Lamentablemente pareciera estar experimentando la ausencia de ella. Escribir se ha vuelto algo complicado estos días. Disculpen el abandono.

Espero poder regresar esta semana.

Besos

Memorias de una wedding planner

O por lo menos un intento de wedding planner.

El año pasado mis dos hermanas celebraron sus bodas, no entre ellas obviamente, y en ambas celebraciones participé como madrina y ambas me pidieron ayudarlas a planificar sus bodas, lo cual me pareció genial porque incluía el hacer un montón de manualidades que me encantan, así como tomar ciertos datos para futuros eventos. Por ser la primera vez que participaba asistiendo este tipo de eventos, además de ser eventos de familiares tan cercanos, el proceso no fue del todo color rosa, pues muchas veces la vida que llevamos y el estrés diario nos quita algo de tiempo para dedicarle a la planificación de la boda. Así que si te sientes perdid@ o indecis@ respecto a las cosas que hacer para tu boda y buscas una persona que te ayude, te puedo dejar algunos consejos de experiencias que pude aprender: 🙂

Creative Wedding Photography session at Parley Manor

Fotografía por Segerius Bruce

1. La decisión es de los dos

El día de la boda es algo muy esperado por los novios, es el día se comprometen seriamente a cuidar de su amor; y la tradición manda celebrarlo (o tal vez sea solo algo cultural). Así que ambos deben llegar a un punto intermedio, en paz y armonía de qué quieren y cómo lo quieren. Traten de discutir que les gusta a ambos, para no llegar el día de su boda y encontrar que colocaron las flores que a la novia no le gusta o que le dan alergia al novio, así es más sencillo para cuando solicitan ayuda de alguien, de esta manera esta persona sabrá bien que debe buscar.

2. Definan un presupuesto

Este es un must en todas las celebraciones, no solo bodas, decidir cuánto quieres gastar.

Se que en algunos países como el mío (Venezuela) esto puede ser más complicado pues ¿cuánto varían los precios?, bastante, así que lo que pueden hacer de forma anticipada es buscar varias agencias de festejos y solicitar presupuesto para un estimado número de personas y con que cobertura desearían tener en su fiesta, así tendrán una idea de cuánto sería la inversión.

Muchas veces en las bodas queremos mostrar lo mejor de lo mejor y hacer una fiesta que todos recordaran por meses y de la que todos hablaran, por lo que terminamos agregando más y más y terminamos dejando el presupuesto en el olvido. Pero recuerden, no siempre más es mejor. Están por iniciar una vida juntos y ella requiere de un empujoncito económico, está bien celebrar, pero no quedar endeudados por los próximos dos años de trabajo de ambos.

3. ¿Número de invitados? 

Si señores, es importante definir el número de invitados. Con esto podrán manejarse dentro del presupuesto que se fijaron y aunque queramos invitar hasta al perro de la vecina de la esquina de la calle donde vive tu bisabuela, no siempre es posible hacerlo. Así que les recomiendo lo siguiente:

  • Definan el número de invitados que desean atender. Bien sean 10 o 200, todo depende del presupuesto que manejen y la cantidad de personas con las que de verdad desean celebrar este gran paso.
  • Dividan la lista en 4 partes (si, 4 partes) y entreguen a los padres de ambos novios una parte de esta lista ¿por qué? aunque no lo crean, nuestros padres juegan un papel importante en nuestra boda y es importante darles participación, así como permitir que ambos formen parte de la elección de los invitados, pues ellos también estarán en la fiesta. Si bien no completen la cuota de invitados disponibles para ellos, pueden devolver estas plazas a los novios, así como la lista de personas que desean invitar (normalmente son familia o amigos muy cercanos a la familia). Con las otras dos partes restantes de la lista, los novios deben escoger amigos en común y amigos y familia de cada uno (contrastándola con las listas que recibieron de sus padres por supuesto) y decidir de acuerdo a la magnitud del evento si incluirán compañeros de trabajo, el jefe de la oficina, etc., todo depende del tipo de boda.

4. Delegar responsabilidades

No tienes que hacerlo tu sol@, sino al final terminarán cansados y deseando que el día de la boda termine. Recuerden que es un día para celebrar la unión familiar, no para destruirla en el camino.

Toda Novia-zilla tiene tu Novio-mounstruo

Así que deleguen responsabilidades en otras personas, sea tu planificador de bodas, tu asesor de eventos o tu familia. Siempre hay personas con ciertas habilidades que te pueden ayudar. ¿A tu tía se le dan muy bien la pastelería o maneja un negocio de eso?, ¿por qué no solicitarle ayuda con la mesa de postres y el pastel? Ustedes diseñan que les gusta y ella hace el resto. ¿Tu asesor de eventos es tremendo anfitrión?, ¿por qué no pedirle ayuda a la hora de recibir a los invitados en la iglesia o en tu fiesta?. La idea es que el proceso lo disfrutes y que llegado el día de la fiesta estés más concentrada en compartir que en buscar los bocadillos en el congelador, estresarte porque el DJ y la mesa de postres los ubicaron escondidos en el salón o que llegando a la iglesia no consigas ni como entrar porque la niña de las flores está llorando y el cura tiene prisa porque debe retirarse ¡NO!, disfruten la transición, disfruten la unión, la idea es empezar felices como perdices una nueva familia, no crear una tercera guerra mundial

5. Evita dejar cosas para último minuto

Este es principalmente un consejo para las novias, porque con tantas cosas y tanto movimiento terminamos dejando decisiones importantes para último momento. Así que intenta tener todo resuelto y confirmado una semana antes de la boda, tus proveedores, tus asesores, planificadores o familiares, tus invitados y, como decimos en mi país, bájale dos. Esa última semana relájate, date duchas largas, arregla tus cejas y tu cabello (nada de cambios drásticos) disfruta de tu familia y comparte con ellos de esta experiencia. Sonará tonto, pero en las familias en Latino América somos muy unidos y ser parte de un evento así es muy importante, después de todo, tu familia estuvo en todas las etapas de tu vida y esta sería la guinda del postre, así que no los hagas de lado, invita a tu madre el día que te arreglarás las uñas o compartan un rato de madre-hija. Tu familia sabrá que al dejarte frente el altar estas formando tu propia familia, no hay porque discutir por ello, solo déjalos sentirse parte del momento pues es un logro para ellos también.

Al final siempre habrán detalles que saldrán como no esperabas, pero trata de no volverte loc@ y vean que solución se puede aplicar, sino, déjalo fluir, al final todos estarán pendientes de felicitarlos, brindar con ustedes, bailar hasta que los pies duelan y retirarse diciendo “fue una hermosa boda, felicidades a los dos, la pasamos genial, gracias por invitarnos”. Estemos claros, no necesitamos de mucho adorno para pasarla bien, pero que lo que tengamos sea lo suficiente para que todos terminemos satisfechos al final del día; y que el agotamiento sea porque no pueden con sus pies de tanto bailar en lugar de todo lo que corrieron para terminar el día.

Si ven que su hermosa boda está convirtiéndose en algo que es más para impresionar, les recomiendo que revisen su lista de bodas, están invitando a las personas equivocadas.

Solo, disfruten el camino hasta llegado el día, porque las bodas pasan muy rápido, son un hermoso instante fugaz y lo que más recordaran es todo el camino que recorrieron juntos.

Fotografía por Kedaz Photography

Así que ánimo, no se desesperen, tomen aire profundamente y pásenla rico.

Besos

Aceptar el reto

Recientemente he estado leyendo en diferentes blogs una serie de publicaciones sobre toma de decisiones, aceptación a los cambios, aceptar retos y cambiar tu estilo de vida.

Sé que ustedes  han encontrado publicaciones similares, pues todos en algún momento de nuestras vidas nos sentimos estancados o perdidos. Sin embargo, casi ninguna de estas publicaciones inicia con un “evalúate y verifica si estás satisfecho con la vida que llevas ahorita”, empiezan con algo más o menos parecido a “un día desperté cansado y decidí cambiar mi vida, te cuento la historia de mi éxito”. Hey, eso no está mal, al parecer ha funcionado muy bien, pero, ¿cuántas de esas personas que leyeron esas publicaciones se sintieron verdaderamente inspiradas o a ser consecuentes en lo que querían hacer?, mejor dicho, ¿cuántas de esas personas terminaron más frustradas al final?, de estas conozco un montón (incluyéndome).

Es por eso que he dado con unas páginas donde la vivencia es algo más “real”, el cómo cambiaron y por qué lo hicieron.

Yo personalmente opino, si necesitas un cambio, adelante, pero no lo hagas porque parece la moda. De repente se preguntaran ¿cambiar por moda?, pues sí. ¿Cuántos de nosotros no nos hemos sentido contagiados de emociones descritas por otra persona? y muchas veces las tomamos para nosotros mismos y decimos “es cierto, me siento fracasado por mi falta de -lo que sea- así que haré lo que *inserte personaje de inspiración*”. Estas personas normalmente dan ciertos tips de qué hicieron y se enfocan en mostrar el resultado, porque nadie quiere ver en Instagram a la gordita llorando y sudando día tras día, quiere ver el resultado con su respectivo #beforeandafter y las recetas de mantenimiento; y porque para esta persona, ya el camino lo recorrió (¿habrías tú de recorrer todo el tiempo el mismo camino para animar a alguien más?).

Así que, lo que quiero decirte (y a la vez me lo digo a mi misma) es que evalúes bien tu estado actual y te preguntes:

  • ¿Soy feliz con mi situación actual?
  • ¿Tengo todo lo que necesito?
  • ¿Me siento feliz con quien soy hoy?

Si contestaste que si a todas, ¡felicidades! sigue así y que no te convenzan de lo contrario.

Si contestaste que no a alguna de ellas, entonces ubica lo que necesita modificarse y empieza a buscar inspiración para obtener resultados. Allí son muy útiles los casos de éxito que leemos, pero recordemos que su éxito provino de cambios internos y encontrar su propia metodología de trabajo, así que es hora de buscar nuestra manera de cambiar, sin seguir un patrón o una receta.

Y recuerda siempre que te sientas decaído el por qué iniciaste esto en un principio y enfócate en la meta.

¿Están listos?

Besos