Estaba perdida, no estaba de parranda

Hace dos semanas fue mi última publicación en el blog. Desde entonces me tomé unas “vacaciones”, mi mente se encontraba caótica y desastrosa. No habían ideas que fluyeran con calma de ella y aún hoy esta un poco dispersa.

Creo que está algo relacionado a esta lista de supermercado que nos entregan al nacer, con las metas que debes ir alcanzando en cada etapa (años) de tu vida, esa que dice cuándo estudiar, comprar casa y carro, casarnos, tener hijos y esperar a no morir para hacer algo más con nuestras vidas. Aprendemos a frustrarnos cuando no podemos hacer check en algunos de los ítemes. ¿Por qué?. ¿Por qué nos cuesta tanto ver nuestra vida no es solo un procedimiento?. El éxito puede medirse de muchas formas, particularmente la mía es midiendo mi grado de tranquilidad en la vida. La paz y la felicidad valen ahorita para mi mucho más que mucho trabajo y/o dinero.

Pero aceptarnos como somos implica un cambio en todo, ¿no es así?. Debemos dejar de vernos como insuficientes o como quien todo puede resolverlo, ser menos como la sociedad nos quiere y ser más como nosotros queremos. Creo que eso disminuiría grandemente los indicadores de insatisfacción y frustración en cada país del mundo.

3567ef3763dd48bec51058562493166f

Entonces, nos toca aprovechar la maleabilidad de nuestro cerebro. Pero lo más importante sería abrirnos y regresar a esa primera infancia, donde todo era nuevo y nuestras necesidades eran muy básicas. Aprender de nuevo, sobre todo aprender a ser personas asertivas, a perdonar y a aceptar lo que la vida (cosmos, Dios, universo o como desees llamarlo) nos ofrece, pues al final, todo lo que sucede es para bien. Solo al resistirnos vemos resultados negativos, es como el dolor anticipado a la vacuna y los movimientos que haces cuando la colocan, en lugar de relajarnos, aceptar la pequeña dosis de dolor que nos toca y tomar lo bueno que viene de todo esto.

Se que todas estas cosas que les cuento, aunque suenen a recomendación para ustedes, en su mayoría son recomendaciones que me doy a mi misma. Para entender cada día y poder disfrutarlo al máximo. La vida es una sola y es muy corta como para preocuparme en si me alcanza el sueldo, si algún político hizo o dejó de hacer, quién vino y quién se fue.

Todo lo que viene es para mejor, para crecer como ser único que eres. Entonces no hay que desesperar, hay que aprender, hay que ocuparse y hay que aceptarse, con sus altos y bajos, en nuestros momentos de luz y nuestros momentos de oscuridad. La vida sigue y el mundo no deja de girar porque un invierno fue más largo de lo habitual o porque el verano fue muy caliente. Todo está en equilibrio y en armonía.

Entonces, intentemos estar en armonía.

Besos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s