Has cambiado

1e7f942faa84137c036cfcd981dc3b12

Persona 1: Has cambiado – Persona 2: Eso espero

Cambios. Una palabra tan sencilla y la cuál trae consigo grandes consecuencias.

¿Por qué tememos al cambio?, ¿es cambiar malo?. Yo no creo que sea malo, solo que muchas veces el cambio significa dejar ir nuestra zona de confort.

Por ejemplo, siempre soñamos con mejorar, con un futuro brillante, pero muy pocas veces cambiamos lo que es necesario para obtener esos resultados, no porque no empieces a hacerlos, sino porque se ven muy cuesta arriba.

Entonces, ¿quiere decir esto que lo que soñamos no es la meta porque no estamos dispuestos a hacer los cambios necesarios?, no lo creo. Más bien apoyo la teoría que nos asustamos, o peor aún, nos decepcionamos, bien sea por abandono o por falta de apoyo. Y nos resentimos a permanecer en el espacio que conocemos, el que sabemos que podemos controlar. Y he ahí la palabra mágica, CONTROL.

Ahora, replanteemos la pregunta. ¿Qué nos hace querer controlarlo todo?. Aún busco la respuesta más lógica a esta pregunta, pero hasta ahora solo he dado con esta respuesta, la adultez. Crecer implica un número de aprendizajes grande y con ellos casi siempre vienen heridas, al final nos rehusamos a recibir otra lección dolorosa, así como cuando niños nos caíamos o nos castigaban, pues de adulto las heridas van por dentro y sanan muy lento.

Sin embargo, el mundo no deja de cambiar. Tu entorno se modifica, personas vienen y personas van, todo se sigue moviendo, y tú sigues ahí negándote a moverte, plantado.

Se que es una situación fuerte, puedo decirlo con toda propiedad, pero no podemos solo quedarnos a ver el tiempo pasar, a ver la vida pasar. Vive tú. Empieza por pequeñas cosas, como por ejemplo salir de tu casa, cambia tu cabello, prueba estilos nuevos, conoce nuevas personas, ve a un lugar que no conozcas, y poco a poco irás escalando tu nivel. Pero siempre hay que dar un primer paso.

Haz una lista con esas cosas que sueñas y haz otra lista con los pasos que debes seguir para lograrlas. Pero no te quedes atrás.

No tienes que ir al ritmo de los demás, ve a tu ritmo, todos nacimos diferentes y en formas muy distintas, así que no podemos seguir encerrados en esa caja de las metas que debes tener cubiertas a cual edad.

Deja de lado el pensamiento catastrófico de fracaso, porque aunque hayas intentado algo y haya salido mal, puedes decir que tuviste el coraje de hacerlo y no sentarte a ver si podía pasar o no.

No te sientas mal de haber cambiado, asústate si al contrario te dicen que sigues igual. Cada etapa de tu vida requiere una versión distinta de ti, de lo contrario tienes cuentas pendientes.

Y al final, recuerda que todo cambio, bueno o malo, es para tu crecimiento, para hacerte mejor persona de la que fuiste. Al momento es difícil de entender, pero si aprendes la lección sabrás que hacer.

Feliz lunes para todos.

Besos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s