Inspiración floral

Después de tanto tiempo perdida del blog, me he tomado unos minutos para regresar por acá.

4c6ae039925f3d14a70ac1b9d6d8f182

Estas últimas semanas han sido particularmente diferentes y a la vez agotadoras y llenas de muchísimas emociones.

Pero siempre hay tiempo para soñar y buscar un poco de inspiración. Sobre todo en las flores, con sus pétalos caprichosos y sus colores que reflejan todos los colores en contraste con el verdor de sus tallos, dando vida donde se posan, dando su amor y momentos de belleza, que a pesar de ser momentáneos, dejan marcas de belleza en el alma, que sabrán alegrarnos en el momento preciso.

f613df8e421b37687d4207ccc1b8a92c

74d0a3c606eef15075da1b8909bc1cf1

Endulzan los espacios con sus aromas, manteniendo el más dulces de los perfumes junto a nosotros a lo largo del día.

e7bfe80653112a48107043e035a7b3e6

23cf037bfdc1e6492038fb68df2d1ae2

Salgamos pues a sembrar más flores, a llenar cada rincón de nuestra vida con hermosos colores y aromas. Dejémoslas que hagan nuestra vida un poquito más alegre.

a1f1d8ba87f220bb8b49e858b90eb8c2

 

 

Felicidad para todos.

Besos

Reencuentro con la ciudad

En este mundo digital estamos más fácilmente expuestos a tener acceso a otras ciudades, bien sea en tiempo real o por imágenes tomadas ya más elaboradas.

Encontramos hermosas imágenes de ciudades europeas, con sus callejones empedrados y su diversidad de puertas y ventanas que nos transportan a historias y cuentos. O de urbes modernas, de alto flujo de personas con arquitectura que hace unos años podría haber sido llamada “futurista” o “espacial”, y sin embargo nos perdemos en ellas, armando un mapa mental de fotografías vistas o de aceras y locales recorridos.

Y muchos de nosotros caemos en la comparación. Cosa que me parece fatal, porque es como comparar tu casa con la del vecino, cuando son familias de diferentes realidades.

Sin embargo, Caracas (mi bella y caótica Caracas), posee un contraste arquitectónico que es simplemente hermoso. Una mezcla de espacios clásicos, de espacios post-modernista y de arquitectura rural, todo confluente en una pequeña ciudad. Solo que lo damos por sentado, sabemos que está ahí y no le apreciamos, incluso le dañamos con nuestro desinterés.

Así que hoy te invito a que la veas de nuevo, que recorras sus rincones, que te enamores de ella, pues solo el amor puede ayudarnos a mejorarla, a cuidarla, a crecer y hacer de ella lo que debe ser.

Ámala como si fuera tu pareja, como si fuera tu madre, como si fuera tu casa. Trabaja por ella y disfruta de sus espacios.

Te deseo una hermosa relación con tu ciudad 🙂