Hablemos de chucherías

Chucherías, botanas, abrebocas, junk food, golosinas o como los llamen en su país.

Entre las tantas opciones que tenemos día a día para comer, las más comunes para comprar siempre son estos alimentos empaquetados y de precios tan accesibles que nadie (¡NADIE!) recomienda porque tienen muchas calorías, grasas, azúcar, etc., etc., etc. Pero que son deliciosas y hacen feliz a nuestro gordito interno y en algunos casos calman ansiedades o antojos (lo sé, sonó como una droga, pero esos son los efectos del azúcar en el cuerpo).

Debido a esto trato, en lo que está dentro de mis posibilidades, no comerlas tan frecuentemente, aunque con el trajín diario no siempre funciona esta meta, sobre todo si tu oficina parece la sección de golosinas del súper. Sin embargo, esta última semana (y como suele suceder cada vez que alguien llega de vacaciones)  tenemos golosinas de países asiáticos 🙂 específicamente de Japón y de China.

Lo primero que pensé fue “oh, seguro son más saludables, ellos no suelen comer mucha azúcar”. Todo eso fue hasta que vi la cantidad de cosas que trajeron.

Primero, una de las cosas que mas me gustó, las papas fritas.

Hokkaido fried potatoes

Se ven como papitas normales que uno compraría en cualquier cadena de comida rápida (y lo más cuchi son las papitas humanizadas que están a la derecha), huelen exactamente igual y cuando las pruebas son crujientes 😮 como si estuvieras comiendo una Ruffles (saben muy parecido). La ración es bastante pequeña, como la mitad de cualquier ración pequeña de papas en restaurantes de comida rápida, dicen tener pocas calorías y lo demás por estar en japonés no lo entendí, pero es una muy buena opción para matar un antojito y bañarlas en ketchup.

Mi segunda cosa favorita fueron estos bizcochos, en especial el de cambur (banana):

Son unos bizcochos muy delgado y similares a los que usamos en los brazos gitanos y rellenos con una crema que pareciera más un puré o mermelada dulce (tan dulce como la fruta en sí). El de arriba es de fresa y crema, el de abajo es el de cambur. El que más me asustaba era este último, pues como colocas una crema de cambur dentro de un bizcocho y lo vendes en un local por días y días sin que se dañe o que la fruta se oscurezca, pero cuando lo probé era como estar comiendo una compota, de verdad una delicia.

Tokio banana

El tercero fue este Kit Kat de té verde. Había escuchado muchísimo sobre este chocolate y siempre me dio curiosidad. La verdad, está rico, no es nada del otro mundo, sigue siendo más sabroso el Kit Kat normal, pero curiosamente el chocolate es de color verde, es chocolate blanco mezclado. Es bastante dulce, pero está bien.

kitkat

Y al parecer a los japoneses les gusta tanto el chocolate como a nosotros. Llegaron estas astillas de chocolate que apenas las ví dije “uh, son de menta, que rico” pero no, no son chocolates rellenos de menta, son otras pastillitas de chocolate blanco mezcladas con té verde y rellenas de un almíbar de la misma hoja. Al principio me chocó, pero después le agarré el gusto, de verdad son bastante sabrosas, pero insisto, bastante dulces.

green tea chocolate

Y también llego, pero estas son de China, este extraño snack que parece una cotufa (palomitas de maíz) acaramelada y con especias. Pero no es maíz, de hecho, no se que grano sea en realidad, pero si les puedo decir que son sumamente curiosos y adictivos, te recuerdan un poco al sabor del Pepito, pero más dulce, es como una fusión entre un Pepito y una bolsa de Cotufas Caramelizadas. La marca suena algo parecido a Bua Bua, al parecer es muy popular en el gigante asiático. Y no pude evitar terminar con una de las bolsitas mientras tomaba las fotos.

Y para terminar, una linda niña japonesa en kimono ♥

No se si alguno de ustedes conozca estas marcas, pero si por casualidad las ven se las recomiendo, de verdad están bien ricas y son algo diferente a lo que estamos acostumbrados en materia de golosinas.

Besos

Inténtalo nuevamente

A lo largo de mi “larga vida” en el Internet, me he aventurado en varias oportunidades a tener un blog.

La primera vez que lo intenté fue porque tenía una cuenta obligada para comentar en un blog de la universidad (como han cambiado los tiempos). Al tiempo tomé esa cuenta y empecé a publicar poco a poco contenido, después lo borraba, luego lo reiniciaba, cambiaba el diseño y me esforzaba en tener al menos un par de publicaciones al mes (creo que 2010 fue mi mejor año). Luego decidí hacer un cambio de plataforma porque, revisando otros blogs, me gustó mucho como se veía wordpress (y me pareció complicadísimo entenderlo). Ese blog no duró mucho, pues me asusté al ver como una página montaba todas mis publicaciones en un muro de bloggers, los compartía sin yo haberme inscrito en esta página o sin solicitud de este grupo, sentí que me robaban y lo dejé.

Hoy estaba revisando uno de esos blogs y noté que había cometido un gran error, nunca noté que tenía personas que visitaban y comentaban mi blog, así que jamás tuve interacción con ellos. Creo que para mi tener un blog era solo vaciar en una página lo que tenía en mi cerebro y ya, no entendía como funcionaba el resto porque de verdad no me tomé la libertad de aprender algo nuevo.

Este blog lo cree hace un par de años, lo visitaba muy eventualmente, casi que era mi espacio para redactar cosas y saber que nadie los leería porque no me esforzaba en hacer esa conexión con ustedes, pero en el fondo moría por hacerlo pero me intimidaba no saber cómo.

Hace unas semanas mi novio me pasó un correo de unos cursos sobre como inspirarte a hacer de tu espacio algo mejor, así que me apunté a uno de estos cursos de Blogging University, me pareció genial porque venía de hacer varios cursos online y le he agarrado el gusto. Y aquí me tienen, poco a poco acostumbrándome a algo que siempre he querido pero me ha dado miedo hacer.

Gracias a esto he aprendido varias cosas sobre como manejar la plataforma, además de moverme con más comodidad en lo que hago. En momentos tengo mis bajas pero poco a poco voy tratando de hacer de esto un hábito para mi.

Así que si ustedes también se encuentran interesados en el área pero no saben como empezar, este pudiera ser un buen inicio.

Espero que les sea de ayuda, sobre todo si alguno de ustedes se sentía tan perdida como yo en esto del blogging.

Besos